Manuel Parodi: «El jardín ducal de Sanlúcar de Barrameda es la evocación global del imperio español»

Posted on

Doctor en Historia Antigua, escritor con más de treinta libros y doscientos artículos científicos, es también divulgador y uno de los intelectuales que han trabajado en el universo magallánico para darlo a entender y explicarlo a los no iniciados.

En ese sentido, ha escrito y llevado a la escena unos ensayos teatrales relacionados con personajes de la primera vuelta al mundo. Entre sus artículos divulgativos firmó uno sobre el jardín ducal de Sanlúcar, donde sostiene la tesis que justifica esta entrevista. Portuense con el corazón anclado en Sanlúcar, tiene dos rumbos fijos en Sevilla: Modesto y la plaza de Santa Marta.

—Usted mantiene esa hipótesis en base a qué datos.

—El Infante Duque era persona aguda de intelecto y de voluntad. La propia naturaleza del jardín me hizo pensar que la misma guardaba un secreto, y este secreto tiene que ver con la intención misma de Don Antonio de Orleans

—Entendemos, entonces, que debajo de ese preciosismo botánico de inspiración inglesa, que es el jardín ducal, late ese secreto.

—Así es. Los Infantes Duques de Montpensier hicieron del jardín de su palacio de Sanlúcar de Barrameda una evocación de la geografía, global, de la antigua Monarquía Hispánica a través de la botánica.

—Lo entendió el duque como eso, como un secreto.

—Ciertamente es algo que se manifiesta a los ojos del observador avezado, de quien contemple con atención un espacio en el que se aúnan lo botánico y lo histórico: quien pasee por el jardín, pasea metafóricamente por la geografía del antiguo Imperio español.

—¿Consta en algún documento que lo tratara con el diseñador francés André Lecolant en esos términos?

—Sabemos que el Infante Duque supervisó personalmente todas las obras que emprendió, y el Jardín del Palacio sanluqueño no fue una excepción. La investigación habrá de dar aún muchos frutos.

—¿En San Telmo y Parque de María Luisa también encuentra usted a su exorno botánico ese sentido oculto?

—No sólo en lo botánico. Los espacios erigidos por los Infantes Duques son reflejo de sus constructores, como han estudiado Vicente Lleó, Vicente González Barberán, Mercedes Linares, Antonio Tejedor, Carmen Maestre, José Antonio Márquez, jardinero del palacio, o Manuel Rodríguez Díaz.

—Le he podido leer en algún artículo que ese reconocimiento fue una especie de culto a la vanidad de Fernando VII…

—Don Antonio de Orleans era muy consciente de sí mismo y de quiénes eran sus mayores, su padre el rey Luis Felipe de Francia, y su suegro, Fernando VII, último soberano de la gran Monarquía Hispánica, a quien no conoció.

—Una curiosidad: ¿por qué se eligió la barranca, de tan accidentado terreno, para ubicar el jardín ducal?

—Por su ubicación privilegiada como atalaya en la corona del Barrio Alto, por sus vistas a la desembocadura, y su ubicación central en la ciudad, amén de la posibilidad efectiva de comprar los solares de la zona.

—El duque aristocratiza el veraneo sanluqueño, mueve dinero en la zona para emprender nuevos espacios y edificios y se gana a las élites locales y clases más dependientes. ¿Usted cree que es un buen ejemplo de lo que el catedrático Genaro Chic entiende como economía de prestigio?

—Absolutamente. Estoy de acuerdo con los postulados del profesor Chic, sobre la economía de prestigio versus la economía de mercado. El Infante Duque era, además, un gran empresario. No olvidemos que también intentó modernizar la economía andaluza.

—Regresemos al jardín ducal. ¿Tiene debilidad por alguna de sus zonas?

—Tiene muchos rincones especiales, entre los cuales el así llamado ‘Cementerio de los perros’, donde reposan algunas de las mascotas de los Orleans-Borbón.

—¿Hay algún rincón del mismo que fuera el lugar favorito de los duques?

—Acaso la alberca y su entorno, por proximidad al Palacio y por contar con un vestidor el armazón metálico de cuya estructura se cubre de verde y de flores cada primavera, desde el siglo XIX.

—¿Especie por especie podemos identificar los hitos de la aventura magallánica?

—De la aventura de la I Vuelta al Mundo y de la geografía del antiguo Imperio Español; lo tenemos estudiado y publicado en la web https://eljardindemagallanes.es/sanlucar-magallanica/map?zoom=auto&filter=all

—Tengo entendido que hay unos arbustos patagones muy atractivos pese al origen remoto y adverso del clima del sur de Argentina.

—La Hierba de la Pampa o Cortaderia Selloana, que proviene efectivamente de Argentina, de la Pampa y la Patagonia.

—Y que a una especie en concreto se la denomina borbónica…

—Así es, la Latania borbónica o Livinstona Chinensis, un tipo de palmera que existe en el jardín y lleva ese nombre precisamente por un príncipe de la Casa de Borbón.

–Pero, sin dudas, el rey de la fiesta es el laurel de Indias, una especie de ficus que se encuentran los viajeros magallánicos en las Molucas, meta objetivo del viaje. ¿Es el árbol que sorprendió a los magallánicos o fue el árbol del clavo?

—Sin duda, el árbol del clavo les resultó más interesante, también en un sentido económico. En el jardín del Palacio, sin embargo, existen ejemplares de laurel de Indias que datan de la época de los Montpensier.

Jasaseosmm.com Smm Panel is the best and cheapest smm reseller panel Buy Twitter Verified Badge for instant Instagram likes and followers, Buy Verification Badge, Youtube views and subscribers, TikTok followers, telegram services, and many other smm services. telegram, and many other smm services.